Prueba Volkswagen CC

En esta ocasión Tested Cars se ha puesto al volante de un coche que se puede definir como "Innovador". Aun tratándose de una berlina, este vehículo derivado del Volkswagen Passat, se ha restilizado hasta el punto de asemejarse mas a un coupé tanto en su aptitud al volante como en su estética. Disfrutad de este viaje, bienvenidos a la prueba del Volkswagen CC.


Motor del Volkswagen CC


En esta ocasión el Volkswagen CC que hemos puesto a prueba monta un motor denominado 2.0 TDI. Este motor diésel de 1968 centímetros cúbicos homologa una potencia máxima de 140 CV (103 KW) a 4.200 rpm.


Según datos proporcionados por el fabricante este motor de tracción delantera tiene una aceleración máxima de 0 a 100 km/h en 9,8 segundos y una velocidad máxima de 214 km/h.

La insignia Blue Motion Technology que luce en el portón del maletero lo convierten en un vehículo capaz de darnos un gran rendimiento y ser respetuoso con el entorno que nos rodea. Las emisiones de CO2 en este modelo son de 120 gramos por kilómetro.


El sistema Blue Motion Technology incorpora el sistema Auto Start&Stop y ayuda para la optimización del cambio de marcha, que nos indica en que momento es mas eficaz cambiar de marcha mediante una señal visual en el cuadro de mandos, homologando una cifra de consumo combinado de 4,7 l/100 km.


El sistema Auto Start&Stop detiene el vehículo cuando nos paramos, identificando si el vehículo se encuentra en estado óptimo para su detención, por ejemplo, según la temperatura del aceite y el estado del climatizador.

Prueba de Autopista del Volkswagen CC


Durante la prueba de autopista del Volkswagen CC nos encontramos con un vehículo que tiene muchos valores a destacar. El primero de ellos es la comodidad en el puesto de conducción, la ergonomía de los asientos y la comodidad de los mandos necesarios para la conducción son un punto fuerte a tener en cuenta si nos preocupa tener todo bajo control y con un acceso sin dificultad.


Tanto la posición del volante, regulable en altura y profundidad eléctricamente, como la disposición de la palanca de cambios hacen que no tengamos que hacer grandes movimientos para poder recurrir a todos los elementos básicos para la conducción del Volkswagen CC. Además, la pantalla multimedia es cercana al uso y bastante fácil de usar al igual que los mandos del climatizador.

Otro de los puntos fuertes que Volkswagen ha querido resaltar en el CC es la insonorización del habitáculo que, aunque incluyendo unas puertas sin marco estilo coupé, la insonorización en el interior del habitáculo esta asegurada.


El espacio en las plazas delanteras permite una comodidad absoluta sin reprimir a las plazas traseras. Dos personas de estatura media 1,8 centímetros pueden viajar perfectamente una detrás de la otra en esta espaciosa berlina. El CC es ideal para viajar 4 personas, la quinta plaza es un poco mas incomoda.

El consumo del Volkswagen CC durante la prueba de autopista fue bastante bueno teniendo en cuenta que se trata de una berlina que pesa 1550 Kg. Después de un recorrido de 375 kilómetros por autopista, a una velocidad media de 107 kilómetros por hora el consumo registrado por el ordenador de a bordo fue de 5,5 litros a los cien kilómetros.

El comportamiento del motor durante la prueba de autopista nos dejo claro que con sus 140 CV mueve sin ningún tipo de problema y con agilidad a esta berlina de Volkswagen. Al poner la sexta, a 120Km/h las revoluciones son muy bajas y el acelerador responde al exigirle potencia, factores determinantes para lograr esta espectacular cifra de consumo.


En cuanto a los comportamientos a la hora de realizar adelantamientos comprobamos que en el Vokswagen CC a 110 kilómetros por hora el adelantamiento se lleva a cabo con agilidad en quinta marcha. En sexta marcha el motor responde pero no se puede llevar a cabo un adelantamiento en el que se requiera bastante potencia a esta velocidad. La cuarta marcha a partir de 90 kilómetros por hora responde perfectamente ante cualquier situación.

La visibilidad desde el interior del habitáculo durante un trayecto en autopista es bastante buena. Los espejos retrovisores exteriores del CC nos dotan de una visión lateral del vehículo completa. La visibilidad desde el espejo interior es limitada debido al tamaño reducido de la luna trasera, factor al que conseguiremos acostumbrarnos sin problema.


Si se pretende darle un uso de autopista a este modelo del Volkswagen, un extra interesante a tener en cuenta es el control de crucero, que añadirá comodidad a los desplazamientos por autopista al mantener la velocidad deseada sin necesidad de pisar el acelerador. La unidad de pruebas que probamos no lo incorpora de serie.

Prueba de ciudad del Volkswagen CC


A lo largo de la prueba de carretera realizada al Volkswagen CC, las impresiones positivas fueron en aumento. Esta berlina nos demostró que con su carácter deportivo se puede mover con gran facilidad por carreteras con muchas curvas y ser ágil a través de desniveles y pendientes gracias a su bajo centro de gravedad y a el eficiente motor 2.0 TDi que montaba nuestra unidad de prueba.


Las facilidades de las que dispone el Volkswagen CC como la ayuda de arranque en pendiente, el freno de mano electrónico y los sensores de aparcamientos perimetrales, los cuales nos avisan también al acercarnos lateralmente a un obstáculo, hacen de la conducción en cuidad un placer a pesar de la longitud y ancho del coche (4.802 mm. x 2.090 mm.).

Aparte de lo mencionado con anterioridad, para hacer la conducción en cuidad cómoda y económica, el 2.0 TDi con Blue Motion Technology incorpora un sistema Start&Stop que detiene el coche en caso de semáforo o retención al colocar el punto muerto y soltar el embrague. Incorporado en el cuadro de mando del Volkswagen CC nos encontramos con un indicador de cambio óptimo de velocidad que, si seguimos sus indicaciones, nos ayudará a reducir el consumo en el trayecto que estemos realizando.

Desde que el día se fue terminando, el Volkswagen CC nos regalo un haz de luz proveniente de sus faros bixenón bastante agradable y nítida. El sensor de luz automática se aseguraba en todo momento de que no perdiéramos la visibilidad en la carretera desde que la intensidad de la luz natural bajaba o entrábamos en un túnel. También, la luz de giro nos ayuda a tomar las curvas con mayor iluminación al encender la luz del niebla del lado correspondiente cuando efectuamos giros.


A lo largo de nuestro trayecto por la cuidad y carreteras colindantes el consumo del Volkswagen CC se mantuvo firme en unos llamativos 6,2 litros de consumo a los cien kilómetros.
            

Visión exterior del Volkswagen CC


El apartado del exterior del Volkswagen CC resulta bastante llamativo, aunque los cambios con el modelo anterior no resulten extremadamente evidentes. En la parte delantera nos encontramos una prominente parrilla delantera con en símbolo de Volkswagen en el centro de la misma y a sus laterales se encuentran integrados los faros bi-xenón que parecen formar un conjunto en su extensión. También se han integrado en las lineas curvas de la defensa delantera, los faros de niebla delanteros.


En el lateral nos encontramos con un gran nervio que recorre toda la carrocería desde el paso de rueda delantero hasta unirse en la parte trasera con los faros traseros. Esta división hace que la separación de la carrocería en dos partes nos de una sensación de amplitud a la vez de deportividad extra que hace muy llamativo al Volkswagen CC. Otro aspecto a destacar del CC son las llantas, llamativas sin llegar a ser excesivamente grandes. Sus 18" de radio son mas que suficientes para vestir al CC para todas las ocasiones sin dejar de ser cómodas a la conducción.

Por la parte trasera nos encontramos con unos atractivos faros traseros partidos en la ranura del portón que tiene en su zona alta una curva a modo de spoiler que, al limitar la redondez del modelo, lo hace mucho mas destacado a la vista y le da un toque de deportividad a una berlina que dará mucho de que hablar. Todo el coche esta rodeado por una linea cromada para dar ese toque de lujo y seriedad a un coche que puede usarse para todos los aspectos de la vida cotidiana.



Visión interior del Volkswagen CC


En el apartado interior, el Volkswagen CC nos ha sorprendido gratamente. Al abrir la puerta nos encontramos con un detalle que muy pocos coches poseen, la supresión de los marcos de las ventanillas en las cuatro puertas. La filosofía que ha seguido Volkswagen con esta berlina es la de conseguir un coche de "lujo" sin dejar de realizar un modelo coupé y es que abriendo las puertas del CC con los cristales bajos te da la sensación de estar subiéndote en un coche de segmento deportivo o incluso descapotable.


Al echar un vistazo a su interior, nos ilumina la vista una preciosa combinación de colores en tapizados y salpicadero beige y negro que, combinado con el color beige de la carrocería hacia un juego bastante agradable a la vista.

Una vez dentro del vehículo, volvemos a darnos cuenta de que nos encontramos con un coche totalmente diferente, y es que los asientos del Volkswagen CC están tan pegados al suelo que vuelve a nosotros la sensación de estar subiéndonos en otro estilo de coche. Esto tiene un pequeño inconveniente y es que para un determinado publico puede ser incomodo a la hora de subirse y bajarse del CC.


En los asientos delanteros tenemos una sujeción lateral bastante resaltada pero a la vez cómoda. El asiento nos abraza para que en  nuestro trayecto, sea cual sea la carretera, nos mantenga bien firmes. El espacio que hay, tanto en las plazas delanteras como en las traseras es bastante amplio para personas de estatura mediana y grande.

El cuadro de mandos así como los mandos del volante nos recuerdan mucho a los de su primo el Volkswagen Golf. Este display muestra todo tipo de información de viaje, consumos, dispositivos multimedia y captadores de puertas y portones abiertos.


En la consola central nos encontramos la pantalla táctil del infoentretenimiento que Volkswagen viene integrando en una gran gama de vehículos. En ella podemos controlar múltiples parámetros del coche tanto del equipo de sonido como de parámetros de viaje y también el sensor de parking perimetral.


Mas abajo los mandos del climatizador bizona, los asientos calefactables y todos los controles de dirección del aire y los difusores. Por ultimo a los laterales de la palanca de cambios nos encontramos con los botones que desactivan muchos de los sistemas de ayuda a la conducción que este vehículo incorpora.


A todo esto lo acompaña un detalle de mucha clase en el interior del Volkswagen CC y es la colocación en lo alto del salpicadero de un reloj analógico al mas puro estilo de las berlinas de alta gama alemanas.


En las plazas traseras nos encontramos con una fila de asientos para 3 ocupantes, que en el anterior Passat CC era de 2 personas. Este nuevo CC ha sido pensado mas para el ambiente familiar que el anterior.


En el centro de las mismas tenemos una toma para el aire proveniente del climatizador y también una salida de 12V para recargar los dispositivos electrónicos y un reposabrazos escamoteable en el cual hay un portaobjetos y posavasos.


Una de las sorpresas de este modelo, es el gran tamaño del maletero. Éste tiene una capacidad de 532 litros, incluyendo el hueco de la rueda de repuesto. El volumen de carga del maletero teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado es de 455 litros.

Motores y precios del Volkswagen CC


El nuevo Volkswagen CC traslada su fuerza a la carretera proporcionando el máximo control gracias al tren de rodaje deportivo con chasis rebajado. Además, para motorizaciones a partir de 170 CV (125 kW) en el equipamiento de serie se incluye la regulación adaptativa del tren de rodaje DCC y el bloqueo electrónico del diferencial XDS; de manera opcional, el nuevo Volkswagen CC puede incorporar estos equipamientos también en combinación con los demás motores.

En todas las motorizaciones TSI el coupé reduce su consumo gracias a la recuperación de energía de frenada. La versión gasolina del Volkswagen CC se muestra imponente en las motorizaciones TSI de 160 CV (118 kW) y TSI de 211 CV (155 kW); más adelante llegará la versión más deportiva con el motor V6 4Motion de 300 CV (220 kW). En su versión diésel, el nuevo Volkswagen CC puede escogerse con el motor TDI de 140 CV (103 kW) o el TDI de 170 CV (125 kW); próximamente estará también disponible el BlueTDI de 140 CV (103 kW).

Gracias a la eficiente BlueMotion Technology, todos los motores TDI alcanzan unas potencias sumamente elevadas acompañadas de unos valores de consumo y emisiones reducidos. Un ejemplo de ello es el sistema Start&Stop que apaga el motor cuando el vehículo se detiene, al introducir el punto muerto y vuelve a ponerlo en marcha al pisar el embrague.


La versión de entrada del Volkswagen CC esta disponible desde 28.930 € con plan PIVE incluido, precio correspondiente al modelo con menor motorización incluyendo de serie todo lo necesario para hacer del CC un vehículo muy completo.

Nuestra versión de prueba se puede adquirir a partir de 31.450 € incluyendo plan PIVE y con una serie de extras que dotan con mas confort y personalidad exterior al CC.


TESTED CARS
Publicar un comentario en la entrada