Prueba Range Rover Evoque

          La semana pasada probamos el Range Rover Evoque. La versión a la que tuvimos acceso es el Pure, que aunque es la mas básica posee un gran equipamiento. Este vehículo comenzó a fabricarse en el año 2011 y revolucionó la imagen de la marca llegando a ser premiado como Diseño Mundial del Año 2012.




          Probamos el modelo coupé con motor eD4 diesel de 2200 centímetros cúbicos y tracción en las dos ruedas delanteras 4x2.

- Motor del Range Rover Evoque


          El motor diesel del Range Rover Evoque que probamos es alimentado por combustible diesel, de cuatro cilindros en linea, inyección directa y turbo con 150 caballos y cambio manual de seis velocidades.

          Al pisar el acelerador del Evoque, la entrega de potencia es bastante progresiva conservándola desde las 1750 rpm. hasta las 4000 rpm. sin debilitarse. La potencia máxima, según las gráficas proporcionadas por el fabricante, la da a 4000 rpm. y el par máximo es de 380 Nm a 1750 rpm.


- Prueba de autopista Range Rover Evoque


          La sensación de velocidad en autopista es imperceptible desde el puesto de conducción, el buen comportamiento de la suspensión bastante firme, la sensibilidad y precisión de la dirección electroasistida de ajuste automático en función de la velocidad y la inexistencia de balanceo en curvas hacen del Range Rover Evoque un gran vehículo en autopista.

          A partir de 100 kilómetros por hora la sexta responde perfectamente al pedirle mas velocidad al Evoque y podremos recorrer kilómetros y kilómetros de autopista sin preocuparnos del acelerador gracias al control de velocidad automático, accionable fácilmente desde el volante. El funcionamiento del control de velocidad automático es muy sencillo, se activa tocando cualquiera de los tres botones de la parte inferior derecha del volante y se desactiva al pisar el freno o al tocar la leva de la parte trasera derecha del volante. Para aumentar o disminuir la velocidad basta con accionar el primer y el tercer botón del dispositivo respectivamente.


          Este coche dispone de intermitente por ráfagas. Al accionar la palanca del intermitente, dándole un solo toque da tres ráfagas de intermitencia y se desconecta solo dotando al Evoque de comodidad y facilidad durante la conducción. La visibilidad durante el cambio de carril es bastante buena gracias a los retrovisores exteriores que disponen de una gran superficie. La visibilidad que da el cristal trasero es reducida, pero se compensa con la buena visibilidad de los retrovisores exteriores.

          En autopista, el sonido del motor en el interior del habitáculo es nulo tanto con las ventanas abiertas como cerradas. El amplio espacio de las plazas delanteras y traseras y el encendido automático mediante sensores de los lavaparabrisas y las luces harán que un viaje largo en autopista se convierta en un viaje placentero en el interior del Range Rover Evoque.

          En cuanto al consumo de combustible del Range Rover Evoque durante la prueba que le hicimos por autopista, el ordenador de a bordo registró un consumo de 6,9 litros a los cien kilómetros después de 129 kilómetros a una velocidad media de 91 kilómetros por hora.

- Prueba de ciudad del Range Rover Evoque


          El Range Rover Evoque llega a la ciudad desprendiendo diseño, atrayendo miradas mientras se prepara para ofrecernos su mejor cara en nuestra jornada en la urbe.

          Durante la prueba por ciudad que realizamos al Range Rover Evoque llegamos a la conclusión de que todos los dispositivos que incorpora, su consumo ajustado y la dirección lo convierten en un ciudadano de primera.

          Al subir a bordo, los sillones de cuero irradian deportividad por todas partes. Para arrancar el Evoque basta con pulsar el botón de START Engine STOP situado en el salpicadero y el embrague, la llave no es necesario sacarla del bolsillo. El punto de comodidad del Range Rover viene ofrecido por el freno de mano electrónico así como el sistema de ayuda de arranque en pendiente.


          Como buen ciudadano comprometido con el medioambiente, el Range Rover Evoque nos indica durante la conducción mediante un display verde en el cuadro en que momento es óptimo cambiar de marcha. El sistema Start&Stop, que funciona como un reloj, detiene el motor cuando nos paramos en un semáforo parando el consumo de combustible y las emisiones de CO2, al pisar de nuevo el embrague arranca rápidamente el motor.


          El control de tracción y sistema Start&Stop se pueden desactivar mediante la pulsación de sus respectivos botones situados a la derecha de la palanca de cambios.


          A la hora de aparcar, el sistema de sensores de aparcamiento trasero nos indican mediante la pantalla central y aviso acústico la proximidad a otros vehículos u obstáculos que podamos encontrar. En cuanto a la dirección a la hora de aparcar, el Evoque cuenta con la ventaja de que con poco giro del volante se obtiene un gran ángulo de giro de las ruedas.

          La visibilidad en cruces puede resultar un poco obstaculizada por el amplio tamaño de los retrovisores, nosotros durante la prueba de carretera en un día estábamos completamente acostumbrados. El espejo retrovisor interno no es fotocromático, puede resultar un extra interesante que adquirir ya que de manera automática evitará que otros conductores nos deslumbren con las luces de noche.

          El Range Rover Evoque viene equipado con luces diurnas y bi-xenón que le dan un aspecto realmente atractivo al frontal.


          El tacto de la palanca de cambios es genial, la palanca es bastante corta y el recorrido muy preciso. Esto hace de la relación de cambios un ejercicio de conducción bastante llevadero.


          El consumo de combustible en ciudad se eleva un poco. Durante la prueba que hicimos al Range Rover Evoque por ciudad el consumo registrado por el ordenador de a bordo fue de 9,1 litros a los cien kilómetros.

          Si nos preocupa el consumo de combustible a la hora de adquirir un Evoque recomendamos adquirir la versión con tracción delantera, ya que el peso se ve reducido en mas de cien kilogramos con respecto a la versión que monta tracción integral.

          En cuanto al comportamiento Off-Road del Evoque que probamos, concluimos en que dado que no tiene tracción integral, no es el mas adecuado para terrenos de montaña con obstáculos difíciles de superar. Sin embargo, no nos cabe duda que este modelo de Range Rover esta preparado para adentrarse en terrenos complicados, cuando esté dotado de tracción integral y Terrain Response, un sistema que permite al conductor seleccionar programas diferentes en función del terreno al que se vaya a enfrentar. Las cotas off-road del Evoque permiten a este SUV afrontar obstáculos y terrenos pronunciados.


- Visión interior del Range Rover Evoque



          Nada mas abrir la puerta del Evoque, este destila deportividad. En el se presentan unos llamativos sillones deportivos tapizados en cuero negro con las costuras blancas, y una elegante consola central negro mate en la que destaca la tapa que oculta un compartimento donde encontramos los posavasos de color negro brillante.


          Los sillones del Evoque proporcionan un agarre excepcional y a la vez una comodidad que se siente en el puesto de conducción, característica de la familia Range Rover. La posibilidad de guardar 3 memorias de posición de los asientos hacen que el uso de mas de un conductor del Evoque sea cómoda y rápidamente ajustable.


          Una vez a los mandos del Range, percibimos que todo lo necesario para la conducción esta perfectamente dispuesto para que ésta sea lo mas cómoda y sencilla posible. A pesar de ser un coupé, el Range Rover Evoque, dispone de un espacio lo suficientemente amplio para que los dos pasajeros traseros vayan cómodos en este vehículo de 4 plazas.



          El Evoque presenta sencillez a la hora de usar la radio con pantalla táctil y el climatizador así como los controles situados en el volante, control del ordenador de a bordo, radio, teléfono y control de velocidad automático. Para el uso del teléfono móvil y los ajustes del habitáculo, que comparten interfaz con la pantalla táctil de la radio, el usuario tendrá que emplear un tiempo para llegar a manejarlo con soltura.




          El equipo de sonido Meridian que incorpora el Evoque, junto con el aux y el usb, que permite la navegación por carpetas desde la pantalla táctil, así como el intercambiador de cds, hacen del Evoque un espectáculo auditivo para los ocupantes del habitáculo.

- Visión exterior del Range Rover Evoque:

          Al echar un vistazo al exterior del Evoque detectamos que es diferente a el resto. En el frontal destacan los faros con luz diurna y bi-xenón, así como las luces de niebla con tecnología led. En la defensa, los detalles grises y las entradas de aire del capó, solo disponibles en la versión coupé, afianzan el carácter deportivo del coupé de Land Rover.



          La parte trasera del Evoque, comparte el mismo diseño en la defensa, con un difusor gris que aloja las dos llamativas colas de escape de acero. También destaca el gran spoiler deportivo del portón trasero y los faros con tecnología led.



          En el Evoque el color de las luces de cortesía interiores es modificable, mediante el display táctil, intercambiable en cinco colores diferentes que le aportan calidez y personalidad a este coche en el que el diseño se capta por todos lados.







          En la nocturnidad el Evoque vuelve a sorprendernos recibiéndonos, al abrir las puertas, con su propia silueta dibujada en el suelo proveniente de unos pequeños proyectores de luz situados debajo de los retrovisores exteriores.


          Como curiosidad, durante la prueba de carretera que le hicimos al Evoque, nos detuvimos en la gasolinera y en varios semáforos. Aquí el coche sacó su faceta mas glamurosa y fué blanco de las miradas de los peatones y circulantes cercanos.


- Seguridad en el Range Rover Evoque




El Range Rover Evoque dispone de los siguientes dispositivos de seguridad:

- Airbag delantero para conductor y pasajero, de rodilla para el conductor y laterales de cortina para todos los ocupantes.

- Sistema de frenos antibloqueo ABS.

- Puntos de anclaje ISOFIX para asientos infantiles, en las plazas traseras.

- Control de frenado en curvas, CBC.

- Control dinámico de estabilidad, DSC.

- Freno de mano electrónico.

- Asistente a la frenada de emergencia, EBA.

- Control de estabilidad antivuelco, RSC.

- Asistente para la estabilidad con remolque, TSA.

- Asistente de arranque en pendiente.

- Dirección electroasistida, EPAS.

- Avisador acústico y visual de cinturones de seguridad no abrochados y puertas abiertas.

- Discos de freno delanteros ventilados de 300 milímetros y traseros macizos de 302 milímetros.

- Sensores para encendido automático de luces y lavaparabrisas.


          La deportividad y el diseño exterior, acompañado de una excepcional comodidad interior, hacen del Range Rover Evoque un vehículo por el que muchos estarían dispuestos a pagar su precio.


TESTED CARS

Prueba del vehículo y realización del artículo efectuados por Álvaro y Eladio.
Fotografías realizadas por Adán.
Publicar un comentario