Prueba de Carretera Jeep Wrangler

          El Jeep Wrangler se lanzó al mercado por primera vez en el año 1987. Durante todos estos años este Jeep de aspecto duro y aventurero ha ido experimentando una serie de cambios para convertirlo en un todoterreno mas sofisticado, pero manteniendo su aspecto y esencia clásica que no pasa de moda. Esperamos que disfruten de este artículo y sean bienvenidos a la prueba de carretera del Jeep Wrangler 2.8 CRD SPORT.


- Motor del Jeep Wrangler.


          La unidad de pruebas que hemos analizado monta un motor de 2.776 centímetros cúbicos capaz de generar 200 caballos de potencia máxima a 3600 revoluciones por minuto y se denomina 2.8 CRD. Este motor de carburante diesel consigue acelerar al Jeep Wrangler desde cero a cien kilómetros por hora en 10,6 segundos, homologa según fabricante un consumo combinado de 7,1 litros a los cien kilómetros y unas emisiones de CO2 de 187 gramos por kilómetro y es capaz de mover a este todoterreno de 1870 kilogramos sin problema.


          El Jeep Wrangler con esta motorización se puede adquirir con transmisión manual de 6 velocidades, como la de nuestra unidad de pruebas, y con transmisión automática de 5 velocidades.


- Prueba de autopista y ciudad del Jeep Wrangler.

          Antes de llevarnos este Jeep a su territorio natal, rutas todoterreno y territorios off-road, hemos decidido analizar su comportamiento en autopista y en ciudad.

          La caja de cambios que incorporaba nuestra unidad de pruebas era manual de seis velocidades. En autopista la sexta marcha mantiene la velocidad del vehículo pero por debajo de 120 kilómetros por hora no aumenta la velocidad del Jeep al pisar el acelerador. Los cambios de carril con necesidad de un poco de aceleración se puede realizar en quinta marcha sin problema a partir de 90 kilómetros por hora.


          La visibilidad desde el Jeep Wrangler al exterior por los retrovisores es buena, aunque al poner la capota se reduce bastante la visibilidad trasera por el retrovisor interior. La visibilidad en cruces también se reduce bastante al ir con la capota puesta.


          Las suspensiones no llegan a ser del todo confortables pues, a velocidad de autopista las pequeñas imperfecciones del asfalto las transmite al vehículo en detrimento de la comodidad y en curvas a velocidad se produce un balanceo de la carrocería que puede transmitir al conductor falta de seguridad. Este comportamiento es justificable teniendo en cuenta que estamos ante un vehículo pensado, prácticamente en exclusividad, para pistas de montaña y territorios off-road. Para autopista  es perfecto para ir a 90 kilómetros por hora, aunque no deja de ser seguro a 120 kilómetros por hora pero renunciando a la comodidad.


          Después de 130 kilómetros de autopista a una velocidad media de 93 kilómetros por hora el Jeep Wrangler registró un consumo de 8,9 litros a los cien kilómetros.

          A día de hoy, el Jeep Wrangler incorpora dispositivos pensados para usuarios polivalentes que no se limitarán al uso exclusivo del Jeep en terrenos de montaña, dispositivos pensados para la ciudad. Nuestra unidad de pruebas incorporaba sistema de arranque en pendiente Hill Holder y sistema de parada del motor automático Auto Start&Stop que está enfocado al ahorro de combustible.



          Dada la arquitectura del vehículo, las maniobras se intensifican. Las defensas del Wrangler sobresalen bastante de la carrocería y sus puntos de terminación mas críticos no se ven desde el puesto de conducción. Contrarrestando esto, el buen ángulo de giro de la dirección hará mas llevadera la tarea de circular con el Wrangler en espacios pequeños.

          Al finalizar la prueba de ciudad, tras 53 kilómetros a una velocidad media de 37 kilómetros por hora, el Jeep Wrangler registró un consumo de 13,5 litros a los cien kilómetros.


          Hay que tener en cuenta que no se trata de un vehículo cualquiera, es un todoterreno pensado para el uso en terrenos de montaña y pistas abruptas por lo que es normal que no este adaptado en su totalidad para el uso en ciudad y autopista y su comportamiento no sea óptimo en estas situaciones.

- Comportamiento Off Road Jeep Wrangler:

En este apartado de la prueba es donde el Jeep Wrangler realmente sobresale.


          En las pistas Off Road por las que probamos el Jeep el Wrangler nos ha transmitido un comportamiento fabuloso. Esto es debido a su gran ángulo de entrada y salida o la corta batalla de la que dispone la versión dos puertas que tuvimos oportunidad de probar y que consiguen que cualquier obstáculo en la ruta pueda ser sorteado casi sin ningún esfuerzo. Las cotas Off-Road por las que se rige el diseño de este chasis son: angulo de entrada de 37,4º, el angulo de salida de 31,3º, el angulo ventral de 25,5º y altura libre con respecto al suelo es de 267 milimetros.


          No podemos dejar de decir que el Jeep Wrangler es el único de su segmento en incorporar neumáticos mixtos de fábrica en todos sus equipamientos para que, nada mas salir del concesionario podamos afrontar cualquier tipo de terreno sin necesidad de pasar por un taller especializado a calzar adecuadamente nuestro vehículo.


          Otro aspecto muy importante del Wrangler, es el uso de los mandos de tracción para todo tipo de terrenos. El Jeep cuenta con una posición que es específica para carretera, que es la 2H. Para los terrenos complicados y húmedos, lo mejor es circular con la palanca secundaria en la posición 4H que mezcla la caja larga del Wrangler con la tracción a las 4 ruedas por bloqueo solidario del puente central. Por último, para los terrenos mas complicados como para circular por pistas Off Road, lo mejor es circular en el modo 4L, aquí el Jeep actúa con el bloqueo central electrónico mas una caja reductora con una relación 2,72:1 que hace que subir pendientes o cruzar charcos sea una labor mas fácil.


          Pero todo esto no sería de gran ayuda si no fuera por las capacidades del Jeep Wrangler. Éste todoterreno es capaz de modelar su suspensión hasta límites insospechados sin perder ni un ápice de su aplomo.

          Durante el trayecto, varias fueron las veces que una o dos ruedas se quedaron en el aire y eso no detuvo al Jeep en ningún momento y actúa sin transmitir al puesto de conducción sensación de peligro. Además, pasamos un par de charcos en los cuales había barro y la potencia del propulsor 2.8 CDRi nos dió suficiente impulso para salir de ellos sin problemas.


          Después de una ruta Off-Road de 47 kilómetros el Jeep Wrangler registró un consumo de combustible de 15,8 L/100km, un dato no tan desorbitado si tenemos en cuenta el gran comportamiento y entrega de potencia de este todoterreno en territorios Off-Road.


- Visión interior Jeep Wrangler:

          En el interior del Jeep Wrangler vemos que nada ha cambiado radicalmente con respecto a sus antecesores. La consola central vertical, el cuadro simple y la guantera con la agarradera son símbolos que han estado presentes siempre en el Jeep Wrangler.


          Los aireadores redondos, visibles en 3 zonas del salpicadero, hacen también que se resalte el estilo retro, típico de este coche. También, la brújula y el medidor de temperatura crean un ambiente en el interior del Wrangler muy aventurero.


          El equipamiento funcional de este Jeep incorpora en su interior, un marcador de seguridad de cinturones desabrochados y avisador de puertas abiertas en el cuadro central. Ajuste eléctrico de los retrovisores exteriores, elevalúnas eléctricos con opción confort para bajada de las ventanillas, climatizador monozona, desactivación mediante botón del control de estabilidad y desactivación de auto start&stop.



          El equipo de música incorpora un asistente de escucha hablada para el control del teléfono móvil. Este dispositivo se puede controlar desde el volante del Jeep Wrangler, dándonos la opción de intercambiar emisoras, subir y bajar el volumen y cambiar la emisora de radio. El equipo de música tambien incorpora aux, cd y radio.


          Los asientos son mas anchos que en modelos posteriores lo que ha hecho posible que el Jeep Wrangler sea mas cómodo de lo esperado tanto en las plazas delanteras como en las traseras.


          Debajo de la consola central, se halla el climatizador con los mandos de dirección y aire acondicionado además de los botones de los 4 intermitentes, el control de tracción y el accionador de los espejos eléctricos.


          Las puertas también resaltan la simpleza del Jeep Wrangler, además de la manecilla de apertura de las puertas, la cual el tope es una tira reforzada de nylon, se encuentra el mecanismo para cerrar los seguros. Además como guantera de las puertas se encuentra una rejilla elástica.


          A la hora de acceder a las plazas traseras, el mecanismo que abate los sillones no deja un gran espacio para la entrada. También, dispondremos de poco espacio de carga si nos desplazamos con el Jeep descapotado ya que esta ocupa prácticamente el maletero en su totalidad.

- Visión exterior del Jeep Wrangler:

          En el exterior y comenzando por el frontal, el Jeep Wrangler nos muestra su eternamente conocida parrilla delantera de siete ranuras con los dos faros redondos custodiando un frontal que ha sido redondeado para adaptarlo a las formas propias de los coches de hoy en día. Debajo de éste conjunto se halla la gran defensa delantera plástica donde se alojan los faros de niebla del Jeep.


 En el capó resaltan las trabas para abrir el compartimento del motor, otro sello de indentidad que siempre ha acompañado al Wrangler a lo largo de los años.


          En el lateral del Jeep Wrangler, asombran los dos grandes pasos de rueda, que incorporan dos luces de cortesía naranjadas muy propias de los coches americanos, lugar de procedencia de la marca. Avanzando por la zona nos encontramos las puertas. Cuadradas, firmes y rústicas, tres palabras que las describen bastante bien ya que lo único que los une a la carrocería son las bisagras. El tope de las mismas lo delimita el cordón de nylon anteriormente mencionado.


          Unas llantas de 17 pulgadas y neumáticos mixtos vienen de serie en la versión Sport que probamos que aumentan la estética deportiva de el Jeep Wrangler. Los neumáticos que incorpora son: P245 / 75 / R17 110T.

          En la parte trasera y prolongada de los guardabarros se encuentra la defensa en la que están situados los faros de niebla traseros. Justo encima de ella, hace presencia la rueda de repuesto y a ambos lados de la misma los faros traseros medio incrustados en la carrocería.


          El Jeep Wrangler con capota de lona es un coche muy llamativo tanto descapotado como cubierto y hacen de este vehículo un agradable compañero en días soleados como lluviosos. Tanto para los amantes del modelo como para los nuevos usuarios es un coche que cautiva por su historia, por sus prestaciones y por el simbolo que es y que ha sido, marcando etapas durante el paso del tiempo.


TESTED CARS
Publicar un comentario