El ŠKODA Fabia de la Copa ante un momento emocionante

Y llegó la hora. Una hora que no estaba prevista en los planes pero que ahí está. Este fin de semana se disputa en la isla de Fuerteventura el Rallye de La Oliva. La histórica prueba majorera es el cierre al Campeonato de Las Palmas de Rallyes sobre Tierra y también clausura el campeonato insular. Un final al que Kevin Guerra y Javier Lemes llegan clasificados en la segunda posición absoluta, una situación impensable cuando el ŠKODA Fabia de la Copa echó a andar en el primer semestre de la temporada.




En un curso en el que el Fabia 1.2 TSI ha ido acumulando kilómetros de cara al certamen monomarca que Fuertwagen, Lanzawagen y ŠKODA Canarias pondrán en juego a partir de 2017, nadie imaginaba llegar a estas alturas de la temporada en una posición inmejorable. Y es que a la clasificación general se le une el liderato en su categoría. “Aunque falta acabar la temporada en lo que a la tierra se refiere, el balance hasta ahora no puede ser mejor”, indica el piloto del Fabia, el joven Kevin Guerra. “Opino que la fiabilidad y robustez queda fuera de toda duda”, tanto en tierra como en asfalto, “dos escenarios en los que hemos venido trabajando de cara a ofrecer un buen producto final”, explica el de Fuerteventura.

Pero si de aquí para atrás el ŠKODA Fabia 1.2 TSI ha encadenado un programa de carreras intenso, lo que le queda por delante no iba a ser menos. Este fin de semana disputa su última prueba en la isla de Fuerteventura, un Rallye de La Oliva en el que hay mucho en juego. De allí, Guerra y Lemes darán el salto a la isla de Tenerife, donde siete días después finaliza el campeonato autonómico de la especialidad, para concluir el primer fin de semana de diciembre con el último contacto con el asfalto antes del inicio del certamen monomarca. Será con el Rallye Isla de Lanzarote.

“Este fin de semana tenemos la oportunidad de alcanzar un resultado que para nada se nos pasaba por la cabeza al inicio de este proyecto”, asegura Kevin Guerra. Las opciones al podio absoluto son una realidad, aunque antes habrá que superar uno de los rallyes más exigentes de todo el curso. Además, “no debemos olvidar que competimos para seguir optimizando un buen producto final. Habrá que ajustar el coche a un terreno muy distinto al de Antigua”. Así seguirán conociendo “mejor la suspensión Öhlins y ver hasta dónde podemos llegar con ella. Lo importante es seguir sumando kilómetros para probar y comprobar que nada falla”. Fiabilidad y robustez, dos premisas clave en un certamen monomarca.

En cuanto a los resultados globales, Kevin Guerra asegura que lucharán por “acabar en una buena posición, intentaremos hacerlo bien”. Su velocidad y el buen trabajo realizado junto a Javier Lemes deja a ambos a las puertas de un fin de semana que, cuando menos, promete intensas emociones. El provincial y el insular majorero son el primer ‘round’ de un mes de noviembre con el que acaba el plan de trabajo en lo que a los rallyes sobre tierra se refiere.

TESTED CARS.
Publicar un comentario en la entrada