Prueba de la Volkswagen Caddy 2016 (Four Generation)

En la historia de los vehículos relacionados con la carga y transporte de mercancías, siempre han habido nombres propios. Quizás la Volkswagen Caddy ha sido una de las mas usadas y vendidas para este fin, aunque no solo se puede utilizar para carga. También se destinan a familias cuyas necesidades de equipaje requieran de un mayor espacio, como ocurre en familias con niños que buscan comodidad. Estos conceptos cada vez vienen mas ligados. Para haceros partícipes de estas palabras, os damos la bienvenida a la prueba de la cuarta generación de la Volkswagen Caddy.



Gama de motores de la Volkswagen Caddy.


Volkswagen ha querido equipar a la nueva Volkswagen Caddy con un abanico de motores que no dejen corta ninguna de las necesidades de lus usuarios.

Por ello para los motores TDi se ha optado por los motores 2.0 TDi con 102 CV que asombra gracias a sus bajos consumos y emisiones. Combinable con una caja de cambios manual de 6 velocidades y una DSG también de 6 velocidades y homologa unos consumos de 4,6 l/100 km


El siguiente de la lista posee la misma cilindrada que el anterior pero aumenta la cifra de potencia hasta los 122CV de potencia. Este motor es el único de la gama que va a estar disponible con tracción 4Motion y cuyo consumo, cosa importante dado que tiene que arrastrar por un segundo tren motriz, es de 5,4 l/100 Km según el fabricante alemán.

El más potente de los motores TDi, es el 2.0 de 150 CV de potencia. Este motor homologa un consumo de 5,5 l/100 Km de media en trayectos combinados. Ideal para montar con la Volkswagen Caddy de chasis Maxi o para los que buscan comodidad sin rendirse a las prestaciones. Junto con el modelo de 102 CV, esta es la otra motorizacion diesel que puede ser ligada a una caja de cambios DSG de 6 velocidades.


Todos estos motores TDi incluyen de serie el paquete BlueMotion Technology el cual incluye de serie Start&Stop y regeneración de energía mediante el frenado pudiendo ser utilizada en adelante para liberar de cargas al alternador en los ciclos de arranque del Start&Stop.


Para los que prefieren los propulsores de gasolina, Volkswagen ha equipado a la Caddy con un motor 1.4 TSi de 125CV de potencia con inyección directa y un turbocompresor para dar prestaciones suficientes con la suavidad típica de los motores de gasolina modernos. A pesar de que puede parecer poca cilindrada, no se quedará corto de potencia en ninguna circunstancia. Los consumos homologados de este motor para la Volkswagen Caddy son de 6.0 l/100 Km.


Diseño interior de la nueva Volkswagen Caddy.


A pesar de lo que pueda parecer, dada su naturaleza, la nueva Volkswagen Caddy viene plagada de detalles que no distan mucho de los de un turismo habitual.


En el interior de la Volkswagen Caddy destacan los detalles de grandeza como los acabados en cuero del volante, multifunción para poder controlar prácticamente la totalidad de los dispositivos de la Volkswagen Caddy, el freno de mano y del pomo de cambio.


En la consola central, todo ha sido hubicado muy a mano para no tener que prestar mucha atención si queremos seleccionar una canción diferente o variar la temperatura del habitáculo.


La consola central iba pintada del mismo color de la carrocería lo cual es opcional al tratarse de la edición especial 4 generation.


Los asientos de tela son muy cómodos y proporcionan un agarre excepcional para lo que se espera de un vehículo de estas características. Por otro lado, las plazas traseras gozan de un espacio magnífico para personas de gran estatura o para hubicar sillas para menores sin importar el tamaño.


Los asientos tambien son plegables y extraibles para si, en algún momento del día o en el trabajo, es necesario disponer de una zona de carga más amplia y práctica. Hablando de espacios, en la parte superior de las plazas delanteras se encuentra  una pequeña galería donde podremos ubicar objeros como portafolios, ordenadores portátiles y otras muchas cosas de tamaño medio.



Diseño exterior de la nueva Volkswagen Caddy.


La nueva Volkswagen Caddy ha recibido un cambio significativo en comparación a la generación anterior.


En la parte delantera encontramos una parrilla con  tiras cromadas acompañadas por los faros con luz diurna y en la parte baja los faros de niebla con función de luz de giro. La defensa delantera ha sido dotada con aristas puntiagudas para lograr una sensación de dinamismo y deportividad bastante llamativas.


En los laterales, lal inea Foru Generation acompaña con cromados las molduras laterales de la Volkswagen Caddy, todas ellas pintadas del mismo color de la carrocería así como los espejos retrovisores, plegables en esta versión.


Las puertas de corredera, disponibles en ambos lados para la versión que probamos, son de fácil accionamiento desde el exterior, aunque algo complicadas para sujetar si nos disponemos a bajarnos del vehículo.


Las llantas, también de serie con la versión Four Generation, son de 16 pulgadas que hacen juego con el color rojo de la carrocería.


Así también, destacan las barras longitudinales del techo en color plata, sirven de base para los accesorios de carga del techo, el cual puede soportar hasta 100 kg de peso.



La parte que más ha cambiado con respecto a la versión anterior de la Volkswagen Caddy, sin duda, es la parte trasera. Los faros han tomado aspectos somilares a los que viene mostrando la marca desde el estreno del último modelo del Volkswagen Polo. Todo esto acompañado por el alerón, el cual incluye la tercera luz de freno incorporada, cierran un apartado exterior cargado de cambios y detalles


Lo más cómodo sin duda de la Volkswagen Caddy es la capacidad de abrirnos todo el portón trasero para darnos un total acceso al maletero que posee una bandeja enrollable para ocultar los objetos que queramos dejar en él y que nadie vea desde el exterior.


Prueba de carretera de la Volkswagen Caddy.


Antes de comenzar, la versión que probamos tenía el motor 2.0 TDi de 102 CV, y decir de este motor que, en la primera parte de la prueba, por la zona centro de la cuidad de San Cristobal de La Laguna, se movió con una soltura y una ligereza muy destacable. Esta estaba equipada con el pack BlueMotion Technology, citado en el apartado de motores y la verdad es que funciona de manera rápida, aunque con ciertas vibraciones a la hora de arrancar, pero no hay que olvidar que los motores diésel son rumorosos a la hora de emprender la marcha.


En cuanto a dinamismo de la carroceria, la estrechez de las calles de ésta cuidad, nos puso a prueba con giros cerrados y cruces de corta visibilidad, a los cuales la Volkswagen Caddy respondió con una gran visibilidad por los retrovisores, para asegurarnos de que no tropezábamos con ninguna esquina y una gran visibilidad, tanto por la zona de los bajantes delanteros como hacia la parte trasera por el interior.


También, el sistema Auto Hold de ayuda al arranque en pendiente, nos hizo el trayecto mas fácil a la hora de detenernos en determinadas zonas inclinadas.

La dirección de tacto blando y un selector de cambios preciso, nos proporcionó una conducción agradable y muy directa para tratarse de un vehículo que se espera mas tosco y duro.


Al caer la noche o adentrarnos en zonas de baja luminosidad, la Volkswagen Caddy nos mostraba el camino encendiendo las luces de forma automática gracias a su medidor de luminosidad exterior.


Todo ello acompañado de un destacable equipo de sonido que venía acompañado de una pantalla táctil en la cual podíamos controlar la radio, los sistemas de audio auxiliares, los parámetros de consumo y prestaciones del coche y el navegador.


Todo este trayecto, en el cual recorrimos 31 km, el medidor de consumo de la Volkswagen Caddy nos ofreció una cifra de 5.9 l/100km.

Prueba de autopista de la Volkswagen Caddy.


En la prueba de autopista, la Volkswagen Caddy se mostró como un vehículo fácil de conducir y bastante ágil. La suspensión delantera es bastante cómoda y realiza los apoyos con mucha firmeza. La trasera por otro lado, parece un poco mas blanda y transmite las irregularidades del asfalto más pronunciadamente.


Pensar que la Volkswagen Caddy es un monovolumen es complicado mientras circulamos por la carretera ya que, con condiciones de viento medio, la sensación de serenidad y estabilidad no se vió fuertemente cambiada con respecto a la de un trayecto normal.


En cuanto a la dirección, se mostraba corta y precisa en los giros poco pronunciados pero quizás un poco blanda para los giros a mas de 100 km/h.


Lo mejor se encontraba en el cambio. La caja era manual de 5 velocidades y en la autopista, al engranar la quinta marcha, el cuentarevoluciones se detenía en unas excelentes 2200 rpm aproximadamente, a 120 km/h, lo cual hacía que el consumo cayera hasta la cifra de 4.9 l/100 km, cifra que se acerca y mucho a los consumos descritos por el fabricante.


Equipamientos de la Volkswagen Caddy.


El equipamiento mas básico de la Volkswagen Caddy viene bajo el nombre de Trendliney posee, en cuanto a equipamiento tecnológico Front Assist con freno de emergencia en cuidad, Multi-Collision Brake con frenado automático postcolisión y detector de fatiga.


Con el equipamiento funcional, nos encontramos con aire acondicionado Climatic, Sistema de radio Composition Media y 6 altavoces con conexión Buetooth, encendido de luces y limpiaparabrisas automáticos, faros de niebla con luz de giro y luz diurna.


En confort, encontramos el Sistema Start&Stop, display multifunción, volante de cuero, espejos y exteriores electricos.


Por último, en seguridad, de serie trae airbagsd de conductor y acompañante, airbags laterales, EDS, ABS y ASR y sistema de asistencia de frenado.


Las otras versiones son la Outdoor, Comfortline y Beach. Estas pueden variar en el tamaño de la llanta, tipos de radio, tapicerías y muchas cosas mas.


TESTED CARS.


Publicar un comentario en la entrada