Prueba Honda HR-V

Vuelve a las carreteras uno de los primeros SUV que salieron al mercado. Desde 1993 el Honda HR-V salió al mercado como un compacto con suspensión elevada que permitía versatilidad y espacio. Hoy vuelve renovado y con mucho equipamiento para intentar volver a lo más alto de las cifras de ventas. Bienvenidos a la prueba del nuevo Honda HR-V.


Motor del Honda HR-V.


El motor del Honda HR-V que hemos tenido la oportunidad de probar es un 1.5 i-VTEC. Un motor de gasolina con 4 cilindros en disposición lineal con 130CV de potencia que desarrolla su máxima capacidad a 5.600 rpm y que genera 155 Nm de par motor. Este motor nos vino acoplado a una caja de cambios CVT automática de 7 velocidades.


Esta combinación no suele ser la más habitual, pero tampoco es descabellada. Con esto no referimos a que, mientras el vehículo se encuentra en un ambiente urbano o extraurbano, está muy equilibrado aunque la necesidad de revolucionar el motor cuando nos encontramos una cuesta, hace un poco incómoda la sensación de conducción en determinados aspectos.

El motor 1.5 i_VTEC tenía 3 modos de conducción:

El modo normal con la gentión y el consumo normal del coche sin restricciones.

El modo ECO con el cual el Honda HR-V  gestiona electrónicamente la inyección para optimizar la marcha y el consumo.


El modo Sport. En este modo el Honda HR-V  despliega todo su pontencial, con el cual nos damos cuenta que, por encima de las 5500 rpm el motor 1.5 atmosférico saca a relucir todo su carácter.

El Honda HR-V solo está disponible en dos motorizaciones momentaneamente. Un motor de gasolina y un diésel.

El motor de gasolina es el 1.5 i-VTEC descrito de nuestro modelo con posibilidad de seleccionar las cajas de cambio manual de 6 velocidades o la automática CVT con 7 velocidades.


El motor diésel es un 1.6 i-DTEC con 120 CV capaz de desarrollar 300 Nm desde unas tempranas 2.000rpm solo acoplable a la caja de cambios manual de 6 velocidades.

Prueba de Carretera del Honda HR-V


La primera parte de la prueba del Honda HR-V transcurrió en territorio urbano, en el centro de la capital tinerfeña, en la cual quisimos comprobar la maniobrabilidad y visibilidad que posee el SUV japonés.


En primer lugar, el cambio automático nos da una total libertad para movernos y sobretodo a la hora de parar en los semáforos al no tener que pisar el embrague. Arranque ligero y a rodar. Si bien el motor no es incomodamente ruidoso, el sonido llega a transmitirse al habitáculo al pasar de un determinado régimen de revoluciones, aunque el sonido es bastante deportivo y refinado, algo muy del gusto de determinado sector de conductores.


La dirección es muy cómoda y suave, permitiéndonos girar en los cruces y realizar cambios de carril y sentido muy directos. A esto hay que sumarle que la visibilidad por los espejos exteriores el bastante buena, los bajantes de las ventanas no son molestos a la hora de mirar a los lados y el espejo central, sin llegar a ser bueno del todo, nos permite tener controlado todo lo que necesitamos de la parte trasera del Honda HR-V.


Además de todo esto, el Honda HR-V posee múltiples ayudas a la conducción urbana como los sensores de aparcamiento con cámara de marcha atrás, la ayuda al arranque en pendiente y el sistema Start&Stop, que funciona simplemente apretando el freno hasta que el coche se detenga y al soltarlo arranca de nuevo, hoy en día imprescindibles en este tipo de coches.


La suspensión en zonas bacheadas se muestra un tanto robusta pero en ningún momento incómoda ya que evita muy bien el balanceo excesivo de la carrocería en las curvas también.


La comodidad al volante se hace notar y los elementos de confort como la pantalla táctil para manejar la radio, el ordenador de a bordo y el GPS entre otras cosas, pueden ser controlados desde los mandos al volante, que si bien al principio pueden desorientarnos, será cuestión de minutos adaptarse a ellos.

Si bien es cierto que la caja de cambios CVT automática de 7 velocidades es cómoda en llano, a la hora de afrontar una subida puede resultar incómoda ya que hay que revolucionar bastante el motor para conseguir potencia y afrontar las cuestas con celeridad. En mi humilde opinion, este motor sería más cómodo al oído con la caja de cambios manual de 6 relaciones para los terrenos que tenemos en las islas.


En prestaciones como todo terreno, el Honda HR-V nos muestra algo de soltura a la hora de manejarse por terrenos poco accesibles para turismos pero no es un vehículo todo terreno como tal dada su altura, con lo que circular por pistas de gran dificultad no es posible.

El consumo en la prueba de carretera despues de 76 kilómetros realizados es de 7.8 l/100km

Prueba de Autopista del Honda HR-V.


Pero que mi comentario anterior no engañe, cuando nos encontramos llaneando o en tramos de autovía o autopista, el Honda HR-V  se convierte en un devorador de kilómetros muy confortable y relajado. Además posee un modo ECO, accionable desde el salpicadero con un botón verde, que regula la entrada de combustible para que este sea óptimo y gaste lo menos posible.


Nada mas salir del núcleo urbano, el Honda HR-V  engrana la séptima marcha y el ruido disminuye hasta el punto de no escuchar prácticamente nada el ruido del motor.

En autopista con los cristales cerrados y el climatizador conectado, se respira paz en el interior del Honda HR-V. A medida que avanzamos nos damos cuenta de la sensación de seguridad que transmite todo el tren de rodaje del SUV compacto del Honda. Elementos como la dirección se van regulando para hacer los movimientos firmes y precisos que necesitamos a las velocidades de circulación de la autopista.


Al caer la noche, los faros de xenón nos indican el camino con un sistema inteligente de señalización que va accionando las luces de carretera para que no sea necesario forzar la vista para ver el asfalto que nos precede.

A todo esto se puede sumar también un equipo de audio muy compensado y personalizable gracias a la capacidad del HR-V de poder vincular dispositivos USB y HDMI pudiendo llegar a reproducir desde música hasta videos y fotos.


El interior en la oscuridad nos muestra una luz muy agradable a la vista, y ésto lo resalto porque en la aguja del velocímetro, hay un haz de luz que nos da una sensación de profundidad bastante curiosa. Además de esto, y como parte de la iluminación del cuadro, destaca que en el modo ECO, cuando el Honda HR-V tiene la sensación de que nuestra conducción es óptima, nos lo hace saber con un anillo de luz verde alrededor del velocímetro.


Tras la prueba de autopista de 70 kilómetros, el consumo medio fue de 5.9 l/100km

Visión interior del Honda HR-V:


En el interior del Honda HR-V nos encontramos un diseño que engloba el estilo clásico de la marca como las disposiciones de los relojes del cuentarevoluciones y el velocímetro, combinado con elementos modernos en el centro de la consola.


Comenzando, nada mas subirnos, nos damos cuenta de que la posición de conducción no cambia mucho con respecto a la de un coche normal. En la zona de la derecha del cuadro nos encontramos el botón verde del modo ECO, comentado en el apartado del motor. También en esa zona, los botones para desconectar y conectar las ayudas a la conducción y el asistente de cambio de carril involuntario entre otros.



El  volante multifunción con el tapizado en piel nos da una sensación muy agradable al tacto y nos mantiene con las manos en el volante al poder controlar prácticamente todo el coche desde el.


En la consola central, al lado del aireador central nos encontramos la pantalla táctil desde la cual podemos controlar el bluetooth, el navegador y todos los dispositivos de audio entre otras muchas cosas.


Justo debajo encontramos un panel táctil con el cual es posible controlar el climatizador bizona que poseía la unidad de prueba. Este panel, al principio puede resultar confuso si estamos acostumbrado a tener botones físicos que, nada mas tocarlos podemos manipular el climatizador sin necesidad de mirar, pero nos acostumbraremos a medida que le vayamos tomando la medida al panel. En este tambien se encuentran los botones para la función de calefacción de los sillones delanteros, disponibles en la versión de prueba.


Junto al panel del climatizador nos encontramos el botón de encendido del motor el cual nos permitirá poner en marcha toda la ingeniería que encierra el Honda HR-V.


En la consola central, con un recubrimiento negro piano, nos encontramos con el selector de cambios de la caja CVT automatica también con tapizado de cuero y un elegante botón cromado para desbloquear el movimiento de la palanca. Tras esta se encuentra el botón de liberación del freno de mano así como el accionador de la ayuda de arranque en pendiente.


Si continuamos avanzando hacia la derecha, nos encontramos con una fila de aireadores, que si bien no son muy vistosos, le dan un toque retro al salpicadero del Honda HR-V, asi como una versatilidad de dirección del aire muy amplia.


Toda la consola hasta media altura, está tapizada en cuero similar a la textura del volante y el pomo del cambio, lo cual es un punto muy elegante y agradable a la vista.


Los asientos son mixtos de tela y piel con un diseño bastante deportivo y cómodo para la travesía. Además el apoyabrazos central es regulable y nos permite acomodarnos para sentirnos en una comodidad total.


En la parte trasera, los asientos pueden abatirse como normalmente o usar el sistema Honda Magic Seat que permite recoger el cojín del asiento dejando un gran hueco libre entre los asientos delanteros y los traseros sin tener que ocupar espacio del maletero. El espacio del maletero puede ir desde los 470 litros en disposición normal hasta los 1533 litros con los sillones plegados.


Visión exterior del Honda HR-V.


Estéticamente, el Honda HR-V ha cambiado mucho desde que su antecesor marcara un antes y un después en la industria del automovilismo. De las formas cuadradas del primer Honda HR-V se ha pasado a una carrocería redonda y de corte elegante a la vez de deportivo.


Comenzando con el frontal, el capó tiene una forma que recuerda a un Civic con dos nervios cenrales muy pronunciados que rezuman deportividad. Los faros redondeados e integrados en la curva de la carrocería con tecnología LED aportan ese plus de elegancia y en cuya separación central se encuentra la parrilla con una tira cromada en la que se encuentra la H de la marca nipona.


Por debajo de estos, la defensa realiza un corte cuadrado con la matricula encastrada en un hueco de las rejillas de ventilacion y los faros de niebla en la parte mas baja de la misma.


Si seguimos por el lateral, la linea del Honda HR-V destrice una linea ascendente dando la sensación de que el coche se ensancha por momentos según observamos. Los espejos laterales están pintados del color de la carrocería, no así los zócalos, que van en negro brillante con un borde cromado muy distinguido


Para conseguir un aspecto de compacto, las manecillas de las puertas traseras se han camuflado en la parte de atrás de los marcos de las puertas en color negro y da la sensación de no tener puertas en la parte trasera del Honda HR-V


Las llantas de radios negros con las partes frontales pulidas le dan un toque extra de elegancia creando un contraste entre la carrocería y las mismas una visual bastante atractiva


En la parte trasera, vemos un alerón que extiende el techo sobre el cristal en el que se alberga también la tercera luz de freno.


Los pilotos traseros son alargados y con forma de punta hacia abajo, ocupando la zona central del maletero también. Zona en la que se encuentra el accionador de la puerta del maletero y donde se halla también la cámara de marcha atrás.


Por último, la parte baja de la defensa ha sido pintada en negro a modo de difusor creando una sensación de deportividad y anchura muy llamativa.


A todo esto se le puede sumar también la antena de estilo aleta de tiburón y el techo solar panorámico y practicable para redondear un exterior plagado de detalles únicos en el Honda HR-V.

Equipamiento:


En cuanto a equipamiento, la unidad probada fue la Executive, la más equipada del modelo. Pero comenzando desde el Pack Comfort, el Honda HR-V cuenta con:


En el apartado exterior: Llantas de aleación de 16", alerón en el portón trasero

En el apartado funcional: Temporizador de encendido y apagado de luces, Modo ECON, Pantalla multifuncion MID, Start&Stop, climatizador, limitador y controlador de velocidad, limpiaparabrisas trasero automático con el engranaje de la marcha atrás, Asientos delanteros calefactados, Honda Magic Seats, Retroovisores exteriores eléctricos, Control de estabilidad y tracción, Asistente de arranque en pendiente, Sistema activo de frenada de emergencia en cuidad, Mandos en el volante, Radio CD con pantalla de 5", Conexión AUX, USB y 4 altavoces.


Otros extras como el techo solar, faros full led, llantas de mayor diámetro, etc con seleccionables o vendrán disponibles en equipamientos superiores. Pero para versión de apertura está muy completo y no le falta nada.


En definitiva, Honda apuesta fuerte con el HR-V para devolverle a su SUV por excelencia el puesto que en el pasado le perteneció durante mucho tiempo.



TESTED CARS.


Publicar un comentario