Prueba Volkswagen Multivan T6

Hoy es un día especial para nosotros. Traemos un coche icónico que, a lo largo de sus 65 años de historia ha cosechado grandes éxitos y cifras de ventas incalculables. Hoy en su sexta versión, da la posibilidad de rememorar el clásico que un día fue. Con la denominación Six Generation, podemos optar a tener un estilo muy retro y con un equipamiento muy grande. Bienvenidos a la prueba de la Volkswagen Multivan Six Generation.



Visión Exterior de la Volkswagen T6.


Hoy decidimos darle un cambio a lo que normalmente vienen siendo nuestros artículos, comenzando por resaltar lo que primero se ve en la Volkswagen Multivan T6. Y es que desde que la ves, sabes que estás ante algo diferente, un vehículo que marcó tendencia durante muchos años y que ha llegado a nuestros días como la gran furgoneta que es. A lo largo de su historia, la Volkswagen Multivan ha sido una líder en cuanto a ventas y un referente en cuanto a diseño. Ahora, fiel a su estilo, Volkswagen pone a disposición de los usuarios, y por suerte nuestra, esta Multivan denominada Six Generation con un estilo que nos recuerda a la ya clásica Volkswagen T1. Bicolor, llantas de espejo y un sinfín del equipamiento más tecnológico para que nada falte.


Como bien decimos en el párrafo anterior, nuestra unidad de prueba es la Volkswagen Multivan Six Generation. Y comenzando por analizar el conjunto, nos encontramos con que esta Multivan es llamativa con su pintura blanca y roja, a la vez que elegante.


Comenzando por el frontal, tenemos una parrilla con un acabado cromado impresionante con el logo de Volkswagen en grande, aunque no tanto como la antigua Volkswagen T1, pero que resalta perfectamente. Los faros son Full Led con bi-xenon y en los bajos de la defensa encontramos los faros de niebla con función de giro. Por supuesto, el corte de la pintura da su cambio en la separación entre el capó y la parrilla siendo así a lo largo de la carrocería, en la que, para hacerlo lineal, se ha aprovechado el corte de las ventanillas para tal fin.


En el lateral, nos encontramos con los retrovisores, grandes de acorde al gran vehículo que estamos conduciendo, y es que para controlar toda la extensión de la Volkswagen Multivan, necesitamos tener dos buenas guías de visión lateral. Las puertas delanteras son grandes pero fácilmente accesibles desde el exterior.


Como extra, la Volkswagen Multivan que nos permitieron testar, tenía puertas de corredera por ambos lados. Las puertas eran livianas para la apertura y cierre. También disponían de sistema de ayuda al accionamiento de apertura y cierre electrónico, el cual nos facilitaba la inercia separando la puerta de la carrocería a la hora de abrirla, así como la absorción a la hora de cerrarla, siendo innecesario propinar golpes duros para cerrar la misma.


En este lateral, predominan de forma llamativa, las grandes llantas de 18 pulgadas con radios blancos, de acorde con el color superior de la carrocería y los platos centrales cromados al más puro estilo retro.

En la parte trasera, el portón de elevación hacía posible una cómoda carga y también hacia fácil la apertura gracias a unos muelles muy fuertes y sólidos. La única pega posible para este portón es que alguien de altura media-baja no llega muy bien a cerrar de manera cómoda.

Visión Interior de la Volkswagen Multivan T6.


Antes de subir a la Volkswagen Multivan, como pasa con todos los vehículos de la gama, tiende a costar un poco subirse y, dependiendo de la estatura de la persona, deberá ejercer más o menos fuerza para acceder a las plazas delanteras.

Una vez dentro, el acabado Six Generation, nos muestra un aplique en el cuadro muy llamativo y que va a juego con el color de la parte baja exterior de la Volkswagen Multivan que hayamos escogido.


Comenzando por el puesto de mando, el volante y la posición de conducción se encuentran en una disposición muy cómoda para el conductor. Cierto es, que al encontrarnos en un vehículo con una altura y disposición diferente a la que estamos habituados, costará un poco adaptarse a su conducción, pero pronto nos hallaremos como en casa gracias a la facilidad que presenta en la conducción. Todo esto también es posible gracias a la cercanía de la palanca de cambios, ubicada en la consola central junto al volante.


El cuadro de relojes, nos muestra las revoluciones y la velocidad y entre estos dos relojes, una pantalla a color que viene siendo habitual en los modelos de la marca alemana, en la cual puedes visualizar múltiples opciones y parámetros del vehículo como puede ser los datos del viaje a tiempo real, consumos, temperaturas, kilómetros recorridos, las sintonías de radio que vamos escuchando, los avisos del vehículo respecto a puertas y otras notificaciones.




Avanzando por la consola central, como ya nombramos está la palanca de cambios de 6 velocidades y justo detrás de ella, un pequeño panel donde encontramos el botón para activar o anular el Start&Stop, las luces de emergencia, los sensores de aparcamiento y uno de los activadores más llamativo de lo que nos imaginábamos y que corresponde a la dureza de la suspensión y que analizaremos más adelante.


A continuación, nos encontramos con la pantalla central, a través de la cual podemos manejar la radio, ver los diferentes dispositivos de reproducción disponible como USB, conexión Aux y de las tarjetas SD. Los dos primeros se encuentran ocultos debajo de la radio en una guantera practicable y de fácil acceso.


Hablando de guanteras, en la Volkswagen Multivan hay una gran cantidad de ellas. Dos ubicadas bajo la consola central con prácticas secciones para colocar el teléfono móvil, el mando del garaje u muchas otras cosas. En lo último de abajo, tenemos una guantera capaz de alojar botellas de 1 litro de agua y mantenerla refrigerada. Si avanzamos hacia la parte delantera del asiento del acompañante, hay dos guanteras, una superior y otra inferior. La superior tiene una ranura USB y una SD y la inferior tiene hueco para objetos mayores.


Los asientos de la Volkswagen Multivan en esta versión eran de cuero en sus contornos con el centro en Alcántara en todo el vehículo. Aparte, el sillón del conductor y del acompañante eran regulables electrónicamente y calefactables.


Si miramos hacia la parte trasera de la Multivan, vemos 5 sillones más en el mismo acabado que los delanteros. Pero esto no es lo único. Además, cuentan con la particularidad de que los dos sillones de la fila central son rotatorios. Pueden ser volteados para permitir una cómoda conversación entre los pasajeros de las plazas traseras mientras se viaja o parados en algún lugar con ganas de charlar. La tercera fila de asientos constaba de una banqueta completa de 3 plazas muy cómoda y agradable. Todos los sillones contaban con la posibilidad de ser desplazados longitudinalmente, lo cual aumentaba la capacidad de maletero si era necesario o la comodidad de los pasajeros en las plazas traseras a, aumentar si espacio entre asientos.


Pero él confort no acaba aquí. Sobre las plazas traseras, en el techo, encontramos un climatizador que aseguraba un viaje a te rasuras agradables independientes de la cabina delantera así como el mando de las lunetas térmicas traseras y una luz de lectura para cada uno de los ocupantes.


La comodidad a la hora de subir a las plazas traseras se ve cómoda y ágil a tener la posibilidad de rodar todos los asientos de la forma que mejor nos convenga. El confort de viaje está asegurado en la Volkswagen Multivan.


Prueba de carretera de la Volkswagen Multivan.


He tenido la oportunidad de realizar un viaje con 6 pasajeros en la Volkswagen Multivan y todos han respondido con la misma reacción. Han coincidido en que la Multivan fue, sin duda, diseñada para esto. Y bien es verdad que por las carreteras de circunvalación por las que circule durante ese día, la Volkswagen Multivan se comportó de manera excelente gracias a su gran motor y algunas ayudas a la conducción que hicieron del viaje un mero trámite corto (por ganas de más) y muy sencillo.


Pero estas carreteras son "fáciles" de llevar. Lo que muchos pensaran, y tienen razón, es que en una ciudad con calles estrechas, la Multivan puede convertirse en un vehículo tosco y complicado de manejar en determinadas circunstancias.

En el centro de la cuidad, podemos sobrevivir con un poco de maña y con los ojos bien situados en los retrovisores pero queda demostrado que un vehículo de este tamaño, MEDIDAS, no debería estar próximo a los núcleos urbanos sino devorando kilómetros de carreteras en viajes de larga distancia.


Aun así, la Volkswagen Multivan posee una serie de comodidades que nos harán la vida mucho más fácil en los desplazamientos hacia el interior de las grandes ciudades como pueden ser el sensor de proximidad lateral, que nos muestra una luz en el espejo retrovisor en caso de que un vehículo se aproxime a nosotros por cualquiera de los dos laterales, los sensores de aparcamiento delantero y trasero, activables durante la marcha si vemos que tenemos que apurar los espacios para entrar por determinadas zonas, la cámara de marcha atrás, de agradecer en un vehículo de estas dimensiones tanto para entrar como para salir de los aparcamientos, y uno de mis favoritos, el mando de regulación de la dureza de la suspensión y la dirección ubicado en el salpicadero.




Las tres posiciones del mando de regulación son:

Confort: dureza de suspensión blanda y dirección también blanda para poder maniobrar con mucha facilidad en territorios estrechos, así como poder pasar los desperfectos del asfaltado sin que las vibraciones apenas lleguen al habitáculo.


Normal: este punto intermedio es muy cómodo para las carreteras con un determinado número de giros como pueden serlo los puertos de montaña, en los que necesitaremos algo más de dureza en los elementos mencionados, pero sin llegar a ser muy duro.

Sport: este modo nos muestra una configuración agresiva y dura tanto en la suspensión como en la reacción de la dirección. Si entramos en la autopista, este será el modo de conducción más viable ya que apeara que la Volkswagen Multivan reste balanceo en la suspensión y además, la hará adoptar un modo de dirección rígido, sin ser incómodo, y a la vez preciso.


En las carreteras de la isla, desde la capital hasta el parador del Teide, unos 170km y la vuelta, alrededor de 350km en total, teniendo en cuenta la altura que hay que subir y el tiempo, la Volkswagen Multivan sorprendió ofrecido un consumo de 7,6 litros a los 100 kilómetros. Estos datos son muy sorprendentes por varios motivos. Estamos hablando de un vehículo que pesa xxx kilos, más 6 personas, con una subida de más de un kilómetro desde el nivel del mar y si contamos que la cantidad de aire desciende en función de la altura, con lo cual necesita aumentar el consumo para igualar la entrada de aire y el gran motor 2.0 TDI de 150CV, la Multivan ofrece cifras muy muy particulares.


Múltiples son las combinaciones que se pueden llevar a cabo con los asientos, así como múltiples son también los huecos que tiene en su interior la Volkswagen Multivan. A cualquier lugar donde miramos se encuentra escondido un lugar para sostener nuestros objetos más utilizados para el viaje.

Motor de la Volkswagen Multivan T6:


Ya que nombramos el motor en el apartado anterior, comenzaremos a describirlo a continuación.


El motor que montaba la unidad testada de la Volkswagen Multivan era el ya contrastado 2.0 TDi. Este motor diésel, cuya cilindrada es de 1.968 centímetros cúbicos rinde a una de potencia máxima de 150 CV la cual es entregada en el instante en que el motor gira a una velocidad de 1500 revoluciones por minuto.


Los demás motores de los que puede disponer la Volkswagen Multivan son los siguientes:

En motores de gasolina la gama de Multivan cuenta con:

-2.0 TSi 204CV solo disponible con caja de cambios DSG de 7 velocidades.

En cuanto a los motores diésel se presenta más variedad siendo posible seleccionar los siguientes motores:


-2.0 TDi 102 CV solo seleccionable con caja de cambios manual de 6 velocidades.
-2.0 TDi 150 CV.
-2.0 BiTDi 204 CV.


Estos dos últimos motores son los más versátiles ya que, no solo se pueden seleccionar con caja manual de 6 velocidades sino que también pueden escogerse con una caja de cambios DSG de 7 velocidades y también, para ambas configuraciones de caja de cambios, está disponible con tracción 4Motion (tracción total), algo muy útil para excursiones y escapadas a zonas más concurridas de llegar.

Prueba de carretera de la Volkswagen Multivan T6.


Nada más subirse al puesto de conducción de la Volkswagen Multivan, uno se da cuenta de que está hecha para devorar kilómetros de carretera. Pero, ¿qué pasa al introducirnos en la cuidad? La respuesta es que no es fácil maniobrar con ella pero una vez que nos acostumbremos, seremos capaces de llegar a donde sea.


Por las calles de la capital, en sus zonas más céntricas, habrá zonas por las que nos resultará muy difícil circular. Los giros, las incorporaciones y ya del aparcamiento, casi nos podemos olvidar porque, aunque esté rodeada por un sinfín de sensores y posea una de las cámara de marcha atrás más nítidas e intuitivas de las que hemos probado, las maniobras son relativamente limitadas.


Los baches a penas se traducían en vibraciones tanto en el volante como en los asientos y el ruido del motor estaba bastante insonorizado aunque no 100% imperceptible. Las vibraciones del motor solo eran perceptibles al estar parados en una retención o al comenzar a girar el motor después de que el sistema Start&Stop volviera a poner en marcha al mismo.


Pero no nos engañemos. La Volkswagen Multivan no es una urbanita. Cuando salimos a las afueras de la cuidad o a calles no tan estrechas, la comodidad se adueña de nuestra mente y la conducción se vuelve un ejercicio de relajación más que notable.

La Volkswagen Multivan puede ser equipada con muchos sistemas que nos harán la vida más fácil. Los más destacables que poseía la unidad de prueba eran los avisos de acercamiento y ángulo muerto que tenían los retrovisores, en los cuales, al acercarse algún vehículo, se encendía una luz ámbar que nos alertaba de tal fenómeno, aviso de colisión frontal, los ya mencionados sensores de aparcamiento y la cámara de marcha atrás, los sensores de lluvia y luz, el regulador de dureza tanto de la suspensión como de la dirección, la ayuda de arranque en pendiente, muy necesaria en un vehículo con este tamaño y peso y el Start&Stop.


En el apartado de multimedia, la Multivan contaba con navegador, sistema Bluetooth, múltiples conexiones para dispositivos de reproducción, un equipo de sonido de muy buena calidad, todo ello manejable desde la pantalla táctil del salpicadero y por supuesto desde el volante. Durante la prueba de carretera, muy pocas fueron las veces que tuve que separar las manos del volante para buscar alguna cosa en la pantalla central.

Por último, unos datos sorprendentes de consumo para un vehículo del tamaño de la Multivan, siendo en esta prueba de 8.1 litros a los 100 kilómetros, solo 6 décimas por encima del estipulado por el fabricante.

Prueba de autopista de la Volkswagen Multivan.


Como ya mencionamos anteriormente, cuando uno entra en la autopista, la Volkswagen Multivan encuentra su terreno más idóneo. Con kilómetros por delante y poco tráfico, solo queda disfrutar.

Para la autopista, también se pueden incorporar muchos elementos de confort. Aquí, la Volkswagen Multivan puede contar con regulador de velocidad adaptativo con freno automático de distancia regulable, la regulación de la suspensión, pudiendo optar por una configuración más rígida y deportiva o blanda y confortable...


En esta prueba, la Volkswagen Multivan nos ofreció un comportamiento sobresaliente. El peso y la longitud de ésta, nos aportaba un plus de aplomo y seguridad de rodadura, así como las grandes llantas con neumáticos anchos (225/45/R18) permitían un manejo deportivo y agradable.

A la hora de intentar percibir ruidos, el motor se muestra muy silencioso ya que, al rodar a 120 km/h las revoluciones del motor siempre se mantenían bastante por debajo de las 2500 rpm.


Los sistemas de climatización de las plazas, tanto delanteras como traseras, hacían que cada ocupante de la Volkswagen Multivan gozara de una temperatura agradable y ajustable, aparte de que los sillones de cuero eran calefactores en las plazas delanteras para esos meses en los que el frío aprieta.

Equipamiento de la Volkswagen Multivan:


La versión mas básica de la Volkswagen Multivan es la denominada Tendline.

Exteriormente cuenta con los retrovisores y las manecillas negras, luna delantera antitérmica, puerta de corredera a la derecha, defensas pintadas del color de la carrocería, retrovisores exteriores con regulación eléctrica y llantas de 16 pulgadas.


En cuanto a la seguridad, cuenta con airbags laterales para la cabeza en las plazas delanteras con posibilidad de desconexión del lado del copiloto, bloqueo de marcha electrónico, asistente de arranque en pendiente, luz de giro en los faros de niebla, luz de marcha diurna alógena, ABS con sistema de repartidor de frenada y asistente de frenada automática, retrovisor interior fotosensible, testigo de control de presión de los neumáticos y volante de cuero multifunción.

Interiormente cuenta con ajuste individual de las posiciones de los asientos delanteros, anclajes ISOFIX, apoyabrazos en los sillones delanteros y de segunda fila individuales, bandeja de maletero, compartimentos bajo la banqueta trasera, escalones iluminados con el nombre del modelo en led, pomo y volante de cuerpo, porta bebidas en el salpicadero y asientos de tela.


Por último, como equipamiento funcional lleva de serie 8 altavoces, alternador trifásico preparado para sistema Start&Stop, elevalunas eléctrico, batería de gran tamaño, cierre centralizado por control remoto, detector de fatiga, filtros de polvo y polen, USB y AUX IN, y homologación de turismo hasta 7 plazas.


A partir de aquí, suman dos equipamientos mas: Comfortline y Highline que van sumando equipamiento de lo mas atractivo como todo el que nombramos en el artículo y mucho más tanto estética como funcionalmente y precios desde 35.000€ del modelo Tendline.


TESTED CARS
Publicar un comentario