Prueba Audi A1 2015

Otra semana más Tested Cars regresa a carreteras canarias para llevar a cabo una exhaustiva prueba de un modelo que creemos que se convertirá en un gran aliado para el desplazamiento ágil en ciudad. Un modelo que trae consigo como novedad nuevos motores de tres cilindros en versión gasolina y diésel. Bienvenidos a la prueba de carretera del nuevo Audi A1.

Motor del Audi A1


En esta ocasión hemos tenido la estupenda oportunidad de probar el primer motor gasolina tri-cilíndrico fabricado en la historia de Audi. Este motor denominado 1.0 TFSI ultra, es capaz de entregar una potencia máxima de 95 CV. Las emisiones de CO2 así como su consumo mixto de combustible, datos facilitados por el fabricante, son de 97 gramos por kilómetro y 4,2 litros a los cien kilómetros respectivamente.


El A1 incorpora el distintivo de máxima eficiencia Audi, "ultra". Con esta insignia Audi nos da a conocer su objetivo a largo plazo de movilidad neutra en CO2 con el continuo desarrollo en sus modelos, entre otros, con el desarrollo de modelos diésel y gasolina de bajo consumo.


Este motor es el que abre la gama de motorizaciones disponibles en el nuevo Audi A1 y su precio recomendado es de 17.125 € en el acabado Basis.


Prueba de ciudad Audi A1 Sportback


Las sensaciones experimentadas de la mano de este motor han sido progresivas en función del avance de la prueba. Al inicio de la prueba partimos con la idea de que nos enfrentábamos a un motor con un sonido y un comportamiento que no encaja del todo con la imágen que hasta ahora hemos tenido de los motores Audi.


Al inicio de la prueba por ciudad, nos dispusimos a comprobar que ocurría con el nuevo sonido del motor, hasta qué punto podría influir en las sensaciones de conducción de este modelo. Pudimos comprobar que el sonido del motor es prácticamente cubierto por el de la rodadura de los neumáticos contra el asfalto, cuando se circula con las ventanillas abiertas. Cuando se circula con las ventanas cerradas, la presencia del sonido del motor se puede detectar con mayor facilidad.


Aún cogiendo el tacto del coche, en salidas desde parado las vibraciones que nos transmitió el A1 fueron un poco desconcertantes. En cuestión de kilómetros a los mandos de este Audi logramos acostumbrarnos al nuevo estilo de conducción, nuevo estilo que intuitivamente adoptamos, y las vibraciones al inicio de la marcha se minimizaron al mínimo, lo que denota el fuerte desarrollo que se ha empleado en este motor debido a la gran dificultad que presenta equilibrar un motor con estas características.


En cuanto a la agilidad del nuevo Audi A1 hemos podido concluir en que es un coche perfecto para desplazarse por ciudades con un gran tráfico. La visibilidad desde el puesto de conducción nos permite ver todo lo que rodea el perímetro delantero del A1. De igual forma, la visibilidad lateral y trasera no presentó ningún inconveniente en la conducción.

La servodirección con ajuste electromecánico en función de la velocidad transmite un tacto deportivo en el Audi A1. Directa y precisa, distintivo de la conducción Audi, también presenta un radio de giro de la dirección que nos permite maniobrar sin problema.


La suspensión que incorpora de serie el Audi A1 nos transmite un buen control sobre el vehículo. Su tarado es bastante duro lo que nos aporta un buen agarre y un extra en sensaciones de deportividad en la conducción.

Nuestra unidad de pruebas incorporaba transmisión manual de cinco velocidades. El tacto de la palanca de cambios es muy preciso, con solo dos movimientos directos y suaves se realiza perfectamente el cambio entre marchas.


El sistema Auto Start-Stop incorporado en nuestra versión nos brinda una ayuda extra para la reducción del consumo de combustible y las emisiones de CO2, desconectando el motor cuando el automóvil realiza una detención. El arranque se realiza de manera automática cuando se pisa el embrague en el modelo con transmisión manual. En concreto, el dispositivo Auto Start-Stop incorporado en el A1 funciona de la misma manera que en el resto de los Audi probados en Tested Cars, la conexión y desconexión es rápida y no interfiere en la normal conducción del vehículo.

Las dimensiones del Audi A1 Sportback son de 3973 milímetros de largo, 1906 milímetros de ancho y 1422 milímetros de alto. Estas dimensiones, la visibilidad y la dirección nombradas anteriormente se traducen en un coche perfectamente ágil para circular por ciudad y aparcar en lugares de gran concurrencia.


Las reducidas dimensiones del Audi A1 lo convierten en un coche apropiado para cuatro personas. Caben cinco personas pero se resta bastante en comodidad. Las plazas delanteras son cómodas y su acceso no presenta dificultades. Con respecto al modelo anterior, el nuevo A1 Sportback ha mejorado el acceso a las plazas traseras con 1,1 cm adicionales de altura en la parte posterior.

Después de una ruta por ciudad de 35,3 kilómetros, a una velocidad media de 21 kilómetros por hora el ordenador de a bordo registró un consumo de 7,8 litros a los cien kilómetros.

Prueba de autopista Audi A1 Sportback


El comportamiento en autopista del Audi A1 ha resultado ser satisfactorio. Partiendo de todo lo comentado anteriormente acerca de la dirección y la suspensión del A1 y de que se trata de un coche con una altura de 1422 milímetros cabe esperar que su estabilidad en autopista a alta velocidad sea óptima, y así lo es.


Tanto en curva como en tramos rectos al circular a 120 kilómetros por hora con el Audi A1, la sensación de seguridad y estabilidad está presente en todo momento. Una de las sorpresas durante la prueba de autopista fue la percepción del asfalto sobre el volante, lo que nos aporta un plus en seguridad importante, al poder sentir en todo momento que está ocurriendo entre las ruedas de nuestro Audi A1 y el asfalto.

También contribuye a este buen comportamiento el que su peso esté por encima de los 1000 kilogramos. El Audi A1 tiene un peso de 1135 kilogramos, lo que lo compensa aún más en carretera.


Con las dos ventanillas delanteras abiertas se forma una corriente de aire en el interior del vehículo incómoda para conducir, se soluciona rápidamente subiendo hasta la mitad de su recorrido ambas ventanillas.

En presencia de viento el comportamiento del A1 fue perfecto durante toda la prueba de autopista. A pesar de ser un coche pequeño, su comportamiento en autopista nos ha transmitido estar a la altura del comportamiento presente en segmentos de tamaños superiores.


En las pruebas de aceleración, el A1 1.0 TFSi ultra nos muestra una pequeña carencia, al tener una caja de cambios de relaciones largas. A la hora de adelantar, en quinta velocidad el A1 no logra una reacción suficiente del motor para afrontar una aceleración que nos permita hacer un adelantamiento de forma segura.

Al igual ocurre en cuarta, la cual es suficiente para acelerar en llano, pero si estamos en un tramo de pendiente y no superamos las 2000 revoluciones por minuto no obtendremos una gran respuesta del motor.

Sin ningún miedo podemos reducir hasta tercera para lograr superar el umbral de las 2500 revoluciones por minuto y adelantar con suficiente respuesta del motor.

Después de una prueba de autopista de 127 kilómetros, a una velocidad media de 87 kilómetros por hora, el ordenador de a bordo del Audi A1 registró un consumo medio de 5,1 litros a los cien kilómetros.

Visión exterior del Audi A1


En este modelo de Audi, han buscado llamar a un público con carácter deportivo, que busque sensaciones y arrancar las miradas de cuantos pasen a su alrededor. Nada más mirarlo vemos que se trata de un coche deportivo y compacto, en definitiva, de un Audi.


En el frontal, predomina la gran parrilla delantera con los 4 aros característicos de la marca alemana, con un diseño que conjuga con los faros delanteros y los exhibe de manera agresiva con el resto del frontal.


La defensa delantera, junto con los faros de niebla, forman parte del pack S-Line que incorpora la versión que probamos, haciendo que las líneas sean más pronunciadas y deportivas.


Siguiendo por el lateral la vista redondeada hace que el coche parezca más bajo de lo que es, y además, la pintura en dos tonos rojo-negro acentúa aún más este aspecto.


También, los retrovisores negros forman parte del pack que incorpora la pintura bi-color que tan llamativo hace al Audi A1. En la parte baja, encontramos unos faldones laterales, también propios del pack S-Line con detalles negros.


Las llantas que monta nuestra unidad de pruebas son de 17 pulgadas, con detalles pulidos y negros que destacan con los colores del resto de la carrocería y conjuntan visualmente con los detalles en negro del resto del coche.


En la parte trasera, destaca el gran spoiler negro que acompaña la parte alta del portón. Los faros traseros se esconden bajo la línea del portón y dejan un hueco entre ellos para albergar la matrícula.


En la parte baja de la defensa trasera encontramos un difusor gris, también parte del pack S-Line, con el cual el A1 cierra un conjunto visual radical y atractivo.

Visión interior del Audi A1


Antes de comenzar con el interior, algo que nos gustó mucho del Audi A1 es la rapidez y ligereza con la que abren las puertas.


Cuando nos sentamos en el asiento del A1, este nos recoge con mucha suavidad y nos mantiene firmes en la posición de conducción con sujeción ante cualquier maniobra.


Encima de los pulsadores que activan los cuatro elevalunas eléctricos se encuentra la manecilla de apertura que se sitúa junto con el altavoz, para hacer una pieza única que muestra personalidad y sencillez.


Continuando de izquierda a derecha, en la parte inferior del puesto de mando se encuentra el interruptor ajustable de las luces, las cuales se pueden configurar en modo de encendido automático.


El cuadro principal del Audi A1 presenta sencillez a la vez que deportividad. Los arcos del cuenta-revoluciones y el velocímetro son cromados y la pantalla central del ordenador de a bordo, está perfectamente incorporada entre ellos.


El volante del A1 es pequeño y muy maniobrable, con multitud de pulsadores para controlar el ordenador de a bordo, la radio y los diferentes modos del ordenador.


Si nos fijamos en la consola central desde abajo hacia arriba, nos encontramos con el tirador del freno de mano de accionamiento manual y la palanca de cambios, con un recorrido directo y suave.

Más adelante vemos los mandos del aire acondicionado y la calefacción que acompaña a los botones de las ayudas electrónicas para la conducción, ayudad como el control de estabilidad "ESP".


Los botones que se encuentran en el perímetro del Audi Multimedia nos permiten navegar por el menú del equipo, conectar las entradas auxiliares, conocer los datos del estado del A1, ajustar la iluminación interior, accerder al navegador y a la información de tráfico.


También son muy llamativos los aireadores redondos y las rejillas de los mismos. Entre medio de los dos aireadores centrales encontramos el botón de las luces de emergencia y el botón para conectar el Start & Stop.



El hueco de apertura del maletero es bastante grande. Como viene siendo habitual en la nueva gama de modelos de Audi, los faros se elevan junto con el portón, dejando debajo unos pequeños faros de seguridad en carretera.


Motores disponibles en el Audi A1


La gama de motores del Audi A1 estrena dos nuevos propulsores, uno gasolina y uno diésel, ambos de tres cilindros. En total podemos optar a siete motorizaciones diferentes en el A1.


Los motores gasolina disponibles en el Audi A1 son:

- 1.0 TFSI Ultra 95cv
- 1.4 TFSI 125cv
- 1.4 TFSI CoD 150cv
- 1.8 TFSI 192cv
- 2.0 TFSI 230cv

Los motores diésel disponibles en el Audi A1 son:

- 1.4 TFSI Ultra 90cv
- 1.6 TDI 115cv

Todos los motores están disponibles en todas las versiones, con posibilidad de optar por caja de cambios manual y automática. Todos con tracción delantera menos el 2.0 TFSI del S1 que monta tracción Quattro.

Versiones y equipamientos del Audi A1


Las versiones del Audi A1 son la Basis, Sport, Desing y la más radical, la versión S.

La versión Basis viene con un equipamiento bastante amplio que incluye:


Como parte del exterior, cristales tintados en verde, cierre centralizado con control remoto, elevalunas eléctrico, spoiler trasero, retrovisores pintados en color de la carrocería o en combinación con el techo si eligen pintura bicolor e inmovilizador electrónico.

También incorpora iluminación ambiente LED, retrovisores eléctricos, luz diurna, sensor de lluvia y luces y faros antiniebla.


El interior incorpora revestimiento negro brillante,  climatizador manual y columna de dirección regulable en altura y profundidad. El equipo de sonido es el denominado Chorus, con altavoces delanteros y traseros.

En el apartado de seguridad técnica tenemos el tren de rodaje dinámico, ESP con sistema electrónico deportivo, ABS con sistema antibloqueo electrónico EDS, dirección servoelectrónica, anclajes ISOFIX, apoyacabezas traseros en las 3 plazas, Airbags frontales y laterales y sistema Start-Stop.


Además de esto, se puede conjuntar el A1 con tapicerías de piel, colores metalizados, faros con luces de xenón y Full LED, llantas de mayor diámetro, techo solar y un mundo de accesorios para la personalización interior y exterior que harán del A1 el coche que siempre han querido.

Agradecimientos a Cuatromoción S.L. (http://www.cuatromocion.com/) por el excelente trato comercial que nos han dado en todo momento.

TESTED CARS

Publicar un comentario