International Engine of the Year Award premia por novena vez consecutiva la tecnología TSI de Volkswagen

          La tecnología TSI de Volkswagen ha recibido de nuevo el 'International Engine of the Year Award'. El TSI sobrealimentado de 1.4 litros, que ha vencido por novena vez consecutiva en la categoría de entre 1.0 y 1.4 litros de cilindrada, se convierte así en el motor más galardonado en la historia de esta competición internacional de tecnologías de propulsión.


          El International Engine of the Year Award es una competición que se celebra anualmente desde 1999 y en la que más de 80 periodistas de motor de todo el mundo premian a los mejores motores en distintas categorías. La evaluación se realiza por un sistema de puntos especiales y tiene en cuenta factores como la experiencia personal de conducción de los periodistas, la eficiencia, el ruido del motor y la potencia.

          
          Durante varios años, Volkswagen ha apostado por un ‘downsizing’ inteligente en la tecnología TSI. Pese a su cubicaje relativamente pequeño, los motores TSI producen, por ejemplo, niveles de potencia que hasta hace poco tiempo solo podían ofrecer motores con una cilindrada considerablemente superior. Actualmente, el motor TSI está disponible en distintas variantes de cubicaje y con unos niveles de potencia que van de los 90 a los 300 CV.



          El primer motor TSI fue el sobrealimentado en el año 2006, ahora ganador del premio una vez más, que tiene un par motor especialmente alto y es muy eficiente gracias a un turboalimentador adicional y un compresor mecánico. El TSI sobrealimentado está disponible en diferentes niveles de potencia entre los 140 y los 170 CV y sigue disponible para un gran número de modelos: Beetle, Eos, Golf Cabrio, Touran, Tiguan y Passat.

          Sin embargo, la reducción de tamaño todavía no ha finalizado: el último miembro de la familia TSI es la versión 1.0, que entrega 90 CV en el nuevo Polo TSI BlueMotion. Este primer motor turbo de inyección directa de un litro y tres cilindros debutará durante la segunda mitad del año, ofreciendo un consumo de solo 4,1 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 94 g/km. Su predecesor, que también entregaba 90 CV, consumía 4,9 l/100 km y emitía 113 g/km de CO2.


          Con la gestión activa de cilindros (ACT), Volkswagen ofrece desde el año pasado una tecnología que permite una reducción adicional en el consumo de combustible, mediante la desconexión temporal del segundo y el tercer cilindro.

          
          El premio para el 1.4 TSI fue entregado en Stuttgart a Carset Helbing, Jefe de Aplicación de EA888 y Combustibles Alternativos en la División de Desarrollo de Motores Gasolina de Volkswagen, quien afirma que los motores TSI de la marca han demostrado, de forma impresionante, que la combinación de reducción de cubicaje, inyección directa y alimentación inteligente, produce un rendimiento altamente dinámico y, al mismo tiempo, ofrece unos niveles muy bajos tanto de consumo como de emisiones.

TESTED CARS
Publicar un comentario